Trujillo, Asesinan a cuchilladas a chofer de tráiler

Por actualizar su brevete, el chofer de tráiler, Marco Antonio Díaz Bello (54), victimado la madrugada de ayer, decidió quedarse por un día en Trujillo y no continuar su ruta, el que tenía por punto final la ciudad de Tumbes.

Dicha circunstancia marcó su destino y terminó sin vida, acuchillado, en el cruce de las calles Micaela Bastidas y Carabobo, en el sector Santa Verónica, a espalda de la conocida tienda Makro.

De acuerdo a las primeras indagaciones policiales, la violenta muerte de este transportista tendría por móvil la venganza. Llegan a esta conclusión, porque los asesinos no se llevaron las pertenencias de las víctimas. Ni sus celulares, ni la mochila con ropa, o la billetera. Todo estaba ahí.

La policía continúa con las indagaciones para dar con el o los homicidas del chofer, quien deja en la orfandad a tres hijos, todos ya mayores de edad. Las primeras diligencias las realizaron agentes de la comisaría Bellavista, pero el caso pasaría al Departamento de Investigación Criminal (Depincri) Norte, en coordinación con la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de la Esperanza, a cargo del letrado Jorge Beltrán Sáenz.

DE PASADA EN TRUJILLO

María Elena Bracamonte Pereda (53), manifestó que su pareja se encontraba de viaje. Tenía que trasladar mercadería desde Lima a la ciudad de Tumbes, pero decidió hacer una parada en Trujillo porque tenía que renovar su brevete. “Él llegó temprano a casa, se duchó y se fue a la Gerencia de Transporte, a regularizar su licencia (…)”, expresó.

El chofer y su conviviente vivían en un inmueble ubicado en la cooperativa El triunfo, frente a la urbanización Los Cuatro Suyos, en La Esperanza. Sin embargo, antes vivía en el jirón Ayacucho, en el sector Santa Verónica, donde aún reside su madre.

Ahora bien, cada vez que podía solía visitar su antiguo barrio para tomar unas cervezas con sus amigos, y eso fue lo que hizo, luego de tramitar su brevete. “Yo me desperté a las 3:30 de la mañana, pero no lo vi conmigo, me sentí extraña, pero no me preocupé porque supuse que él se quedó en casa de su madre”, indicó María Bracamonte, mientras se esfuerza porque las lágrimas no recorran su rostro.

Su primo político, Lorenzo Cosavalente, dijo que estuvo con él y tres amigos más, pero a las 5:30 de la tarde (viernes), se retiró y ya no lo volvió a ver.

UN VIOLENTO CRIMEN

Según las primeras indagaciones, el chofer habría sido perseguido por sus asesinos, pero en determinado momento optó por enfrentarlos. Al parecer se sacó el polo y tomó un palo, sin embargo, terminó desangrándose en una vereda, luego de recibir una puñalada en la espalda, otro en el pecho (a la altura del corazón), y un gran corte en el lado derecho del cuello.

Se supo que el asesinato ocurrió a las 4:00 de la mañana y tuvieron que pasar más de cinco horas para que el cadáver sea trasladado al mortuorio del Instituto de Medicina Legal de Trujillo. Satelite

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas