Lo asesina por entregar malas cuentas de robo

Un individuo conocido con el alias de ‘Orejón’ habría sido quien mató a cuchilladas a Roberson Alejandro Villanueva Sánchez, ‘Chivo’, en el frontis del mercado La Hermelinda. A esta conclusión llegaron los agentes del Departamento de Investigación Criminal Norte (Depincri), que trabajan en el caso. Según fuentes policiales, tanto ‘Orejón’ como ‘Chivo’ se dedicaban al robo de celulares, carteras y billeteras en el concurrido centro de abastos.

MERCADO LA HERMELINDA

La noche del martes, luego de un asalto más, se reunieron en una cantina para celebrar, junto a otras personas de dudosa reputación. Las horas pasaron y, con varios tragos de más encima, empezaron a recordar la infinidad de atracos que juntos habían perpetrado. Pero ‘Orejón’ también recordó la vez que ‘Chivo’ le había ‘jugado chueco’ al quedarse con el botín que ambos habían robado. Eran las 6:30 a. m. del miércoles y los dos ya estaban ebrios.

PELEA FATAL

Fue en tales circunstancias que se enfrascaron en una discusión que pronto se convirtió en una violenta pelea en la calle. Durante el altercado, ‘Orejón’ extrajo de su ropa un filudo cuchillo, el cual se lo clavó a ‘Chivo’ varias veces en el pecho hasta dejarlo bañado en sangre.

Malherido, ‘Chivo’ trató de escapar hacia la avenida 8 de Octubre. Pero ‘Orejón’ corrió detrás de él y lo acuchilló varias veces más en la espalda. Terminó tendido junto a la puerta del mercado, agonizando.

Al verlo, los comerciantes llamaron a la comisaría de Florencia de Mora, cuyo personal no tardó en llegar para auxiliarlo. Los agentes lo llevaron al Hospital Regional, donde el médico Walter Leiva Becerra le diagnosticó un trauma toráxico penetrante por arma blanca, y además informó que había llegado cadáver.

Ahora los deudos esperan que su muerte no quede impune, y que se atrape cuanto antes al hombre que le arrebató la vida.

QUE SE VAYAN

Quienes se encuentran muy molestos con la presencia de los bares clandestinos son los comerciantes y clientes del mercado, pues dentro de ellos suelen producirse escándalos y peleas con cuchillo.

“En una pesadilla —comentó Susana Ñope, propietaria de un puesto de verduras—. Hay muertos, heridos… Ya es tiempo que el municipio clausure estos lugares, pues en ellos solo se producen cosas malas, como violaciones, hurtos, prostitución clandestina y hasta tráfico de personas. Espero que no ocurra otra muerte para que recién se animen a actuar”. Satelite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *