Fuerte lluvia inundó calles y casas de Trujillo, Virú y Ascope

Otra vez las lluvias volvieron a inundar las calles, pistas y casas de nuestra ciudad y de los principales distritos y mostró, una vez más, que Trujillo no está preparado para soportar esta clase de fenómenos naturales. Además, fenómeno natural también se registró en Virú y Ascope, con en otras zonas costeras de La Libertad.

Empezó de a pocos en las primeras horas de la noche, pero a eso de la 1.30 a 2 de la madrugada ya le dio con fuerza hasta esta misma mañana, en que ya empezó a bajar su intensidad. Fueron cerca de 7 horas de lluvia aunque la gran parte del tiempo no intensas.

Sin embargo, este corto tiempo sirvió para inundar las casas incluso del centro de la ciudad así como de La Esperanza, Porvenir, Florencia, El Milagro, donde se notó las consecuencias en mayor grado, pues las casas que no están preparadas para soportar esta clase de fenómenos.

Como siempre, las pistas del centro y de las urbanizaciones se vieron anegadas y los peatones fueron los que pagaron las consecuencias no sólo porque algunos malos choferes circulaban a velocidad echando el agua acumulada sobre la ropa de la gente.

Por otro lado, los taxistas se aprovecharon de la situación para elevar sus tarifas y cobrar como ellos querían.

TRUJILLO NO ESTÁ PREPARADO

Las amas de casa se preguntaban qué hubiera pasado si esta lluvia hubiera sido más fuerte y más prolongada. Simplemente las consecuencias habrían sido mayores.

Nos demuestra, una vez más, que Trujillo no está preparada para soportar estos fenómenos no sólo en las viviendas aunque sean de material noble porque los constructores no les dan las respectivas caídas, sino también en las calles.

Las lagunas que se forman son una pesadilla no sólo para la gente que camina sino para los propios choferes que malogran sus carros. Y es más, las pistas de lo mal que han sido hechas se malogran más rápido.

Basta mirar cómo se desmorona el asfalto tan pronto caen las lluvias. No hay control de calidad ni supervisión en las obras y esto es grave y es responsabilidad de las municipalidades que contratan a cualquiera para darles esos trabajos.

Ayer vimos, en el centro y en los llamados pueblos jóvenes, cómo la gente tenía que botar con su escoba el agua acumulada en los interiores de sus viviendas.

Ahora la pregunta es: ¿Y qué pasa en la sierra? ¿Se acumulará otra vez el agua en las quebradas de San Carlos, El León y San Ildefonso? Satelite

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas