Casa Grande: delincuentes asaltan bus y golpean a esposa de ex alcalde

Un nuevo asalto al interior de un ómnibus interprovincial se registró ayer en la provincia. Dos delincuentes ingresaron a la unidad violentamente -y totalmente armados- y se apropiaron de las pertenencias y dinero de los pasajeros.

De acuerdo con la información, la unidad de la empresa Vituchi, de placa T3G969, conducida por Luis Seminario, partió repleta de pasajeros de Trujillo con dirección a Casa Grande, a la 1.00 de la tarde.

Como es tradicional, el bus se detuvo por unos instantes en el óvalo La Marina. En este paradero informal subieron dos delincuentes, quienes, según declaración de algunos pasajeros, bromearon con el cobrador, lo cual evidenciaría que este los conoce.

Cuando la unidad iba a la altura del segundo puente de La Esperanza, los ladrones se abalanzaron contra los pasajeros. Pero, algo llamó la atención. Concentraron su atención en una mujer que en ese instante conversaba telefónicamente con alguien.

Peligrosos ‘marcas’

La persona a la que atacaron era Patricia Jovita Mariños Beltrán, esposa del exalcalde de Casa Grande, Alejandro Navarro Fernández. Ella llevaba un bolso y la desesperación de los sujetos era apropiarse de este.

Los ladrones siguieron a Mariños Beltrán desde Trujillo. Tenían conocimiento que antes de abordar el bus de retorno a Casa Grande acudió a una entidad bancaria de donde retiró 500 euros (equivalente a dos mil soles), además de 300 soles.

Forcejearon con la mujer por algunos minutos. Ella se resistía a entregar el bolso. Uno de ellos desenfundó su arma y, sin dudarlo, le golpeó la cabeza con la cacha. Fue en ese preciso instante que la mujer desangró y perdió el equilibrio dentro del micro. Los ladrones descendieron de la unidad como si nada hubiera pasado.

A un costado de la carretera Panamericana, un auto de color negro esperaba a los ‘marcas’. Ellos lo abordaron, mientras que el resto de los pasajeros exigió al chofer dirigirse a la posta del sector Wichanzao, en La Esperanza, para que la mujer sea atendida de emergencia. Y así fue. Llegaron al centro médico, pero los galenos no le dieron la atención inmediata, dado que no contaban con todos los implementos.

Luego, la víctima y algunos pasajeros acudieron hasta la comisaría para presentar la denuncia. Lo curioso de este acto es que ni el chofer ni el cobrador quisieron acompañarla.

“Salí del banco para regresar a Casa Grande, en el bus me sentía segura, pero al llegar al segundo puente en el distrito La Esperanza, dos hombres, subieron y discutían con el cobrador. Yo me sentaba detrás del chofer, de pronto la puerta se abrió y uno de los asaltantes me intenta arrebatar la cartera, pero, al resistirme, sentí un golpe en la cabeza, todo fue rápido, no demoró ni minutos y bajaron”, contó acongojada.

EL DATO

Patricia Mariño es actualmente presidenta de la ONG ‘Un Solo Corazón Yofena’, fundada en el distrito de Casa Grande. (Satelite)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *