Rusia confisca bienes y prohibe actividad de los Testigos de Jehová

Rusia confisca bienes y prohibe actividad de los Testigos de Jehová

El Ministerio de Justicia de Rusia ha solicitado al Tribunal Supremo del país que confisque los bienes de los Testigos de Jehová que se encuentren en territorio ruso, después de que el grupo religioso haya sido calificado como organización extremista.

Días atrás, la portavoz del Ministerio de Justicia, Svetlana Borísova, había declarado que el retiro de los bienes de una organización es un procedimiento común tras la liquidación de sus actividades.

Se ha destacado además que los Testigos de Jehová, una organización internacional con 8 millones de seguidores a nivel mundial —unos 175.000 en Rusia—, cometieron múltiples infracciones administrativas en este país, que incluye la difusión de literatura extremista.

En el mes de febrero de 2017, las autoridades rusas levaron a cabo una inspección no programada y concluyeron que esta organización había violado los reglamentos y la legislación rusa respecto a la lucha contra las actividades extremistas.

Rusia prohíbe por “extremista” la actividad de los Testigos de Jehová

El Tribunal Supremo de Rusia ha determinado que la organización es un grupo extremista, con lo que su actividad queda prohibida en todo el territorio nacional.

Días atrás, el Ministerio de Justicia ruso había suspendido la actividad de una sede local de esa organización, que incluyó en la lista de entidades religiosas y públicas cuyo funcionamiento ha sido interrumpido por ejercer actividades extremistas.

Por su parte, los representantes de esta organización han señalado que apelarán la decisión judicial que los obliga a detener su actividad en Rusia.

¿Una secta o una respetable organización religiosa?

La organización Testigos de Jehová es un grupo religioso internacional fundado en 1881 en la ciudad de Pittsburgh, EE.UU. por el pastor estadounidense Charles Taze Russell. Su principio doctrinario se basa sobre la creencia del establecimiento de un paraíso en la Tierra, al que tendrán acceso únicamente 144.000 seres humanos, conocidos como ‘los ungidos’.

Los Testigos de Jehová investigan los pasajes bíblicos, pero rechazan algunas de sus prácticas, creen en la vida y la resurrección de Cristo y utilizan cierta terminología cristiana. Asimismo, prohíben a sus miembros el consumo de alcohol y de drogas, no reconocen las instituciones, así como tampoco algunas obligaciones civiles ni algunas de sus prácticas como el divorcio, el servicio militar o la transfusión de sangre, y exigen una sumisión total a la voluntad y los objetivos de la organización.

Uno de sus exmiembros había denunciado recientemente a este grupo como un culto que “trata de controlar las emociones, el pensamiento, la información y el comportamiento de las personas” y acusó a sus dirigentes de llevar a cabo prácticas que menosprecian el papel de la mujer en la familia.

Una violación a las leyes rusas

Entre el 8 y el 27 de febrero pasado se llevó a cabo una inspección no programada a las instalaciones de esta organización. La misma reveló una violación a los reglamentos y a la legislación rusa en materia de la lucha contra las actividades extremistas.

Esta organización internacional, que cuenta con 8 millones de seguidores a nivel mundial—unos 175.000 en territorio ruso—, ha tenido varios problemas con la ley en Rusia. En numerosas ocasiones se les ha impuesto multas por posesión de materiales extremistas o se les ha ordenado judicialmente el cierre de sus centros. RT

Deja un comentario