Joven es asesinado a balazos en plaza de armas de Chocope

De cuatro balazos disparados a quemarropa fue ejecutado anoche un joven de 20 años presuntamente vinculado al hampa. Se trata de

Carlos Alfonso Jave Moncada, a quien un sicario encapuchado acribilló sin compasión a unos metros de la plaza de armas de Chocope.

Eran alrededor de las 7:10 p.m. cuando el homicida, en una moto lineal, sorprendió a Jave con sus tiros.

Fuentes policiales informaron que el agraviado, a quien se le acusa de haber participado en el robo de un vehículo, no hace mucho, se encontraba en una esquina con dos hombres más; había destapado unas cuantas botellas de cerveza y hacía circular un vaso entre él y sus amigos.

Al verlo, el matón, se le acercó disimuladamente y, tras desenfundar el arma que ocultaba entre sus prendas, empezó a jalar del gatillo apuntándole.

La primera bala le perforó la espalda; las dos siguientes, el abdomen y el hombro izquierdo; y la última, disparada cuando ya se había desplomado sobre el asfalto, le penetró en la cabeza y terminó de matarlo.  Aquel fue el tiro de gracia.

En tanto, se supo que los dos individuos que estaban con él fueron alcanzados también por los proyectiles.

La Policía ha identificado a estos como Mario Teófilo Castillo Abanto, de 35 años, y Carlos Alfonso Bautista Ñontol, de 19.  Ambos fueron evacuados al centro de salud de la localidad, aunque luego los médicos los derivaron al Regional.

En cuanto a los móviles del asesinato, la única certeza que se tiene por ahora es que se ha tratado de una venganza. El disparo en su cabeza no hace más que confirmar las intenciones del sicario: acabar con sus días a toda costa.

Asimismo, ha trascendido que, horas antes, Jave Moncada sostuvo una fuerte discusión con un odontólogo por causas que aún son investigadas. Los agentes que han asumido las riendas del caso analizan si el crimen ha sido el desenlace fatal de aquella disputa.

Luego de las diligencias de ley, los restos de Jave Moncada fueron internados en la morgue de Ascope.

Sobre sus antecedentes, se sabe que estuvo inmerso últimamente en el robo de un auto; es más, había sido citado a la comisaría de Chocope para que declare al respecto. En uno de sus bolsillos, los peritos hallaron el documento que debía presentar el día del interrogatorio. Satelite

Deja un comentario